Consuelda


Symphytum officinale

La consuelda es una hierba perenne de la familia borragináceas, conocida desde hace mucho como planta medicinal. 

También sirve como forraje, pero sobre todo se usa como abono y como  fuente de potasio en agricultura tradicional. 

En agricultura se utiliza por dos de sus propiedades: por la riqueza de su composición y porque provoca una rápida división ceular. Esto último se revela muy útil en el caso de heridas ya que permite a la planta cicatrizar con gran celeridad, y en la generación del fruto, puesto que éste es un proceso en que la mutiplicación celular efectiva es trascendente.

La planta puede llegar a más de 1 metro de altura en flor, pero raramente se la deja alcanzar esa altura, porque se siega con regularidad, como forraje o para fertilizar la tierra. Entra en latencia durante el invierno en zonas frías, pero vuelve a crecer con vigor en la primavera. 

La Consuelda es baja en fibra,  y puede ser usada como estiércol vegetal, activador de compost, acolchado o para hacer un extracto concentrado o purín, más que como un ingrediente del compost.

Comparado su análisis con un  estiércol clásico de granja, el follaje marchito de consuelda rusa tiene un 15% más de nitrógeno (N), la misma cantidad de fósforo (P) y un increíble 300% más de potasio (K).

También la hoja de consuelda tiene los alcaloides del alantoína (estimulante de las células), pyrrolizidine y symphocynoglossine, mucílagos, choline, taninos, saponinas, asparragina, inulina, resinas, ácidos fenolicos (incluyen rosmarinic y caffeic) y (sobre materia seca) hasta un 34.6% de proteínas.
Y oligoelementos: Boro, Calcio, Cobalto, Cobre, Cromo, Hierro, Magnesio, Manganeso, Molibdeno, Sodio, Azufre, y Zinc.



Uso:

Abono líquido:
Es probablemente la manera más popular de utilizar la consuelda. Su uso es sencillo y eficiente, porque no hay pérdida de minerales con la lixiviación. Así los minerales están inmediatamente disponibles para las plantas abonadas. Como el abono es de origen vegetal, todas las moléculas son absorbidas fácilmente por las raíces de planta. Se emplea como abono foliar o puede aplicarse con el riego.

Hay dos métodos para usar la consuelda en el abono líquido:

1) Purín : Poner el follaje y el agua en un recipiente  y dejar que la mezcla esté en reposo durante 4 o 5 semanas. El resultado es un purín de 2 consuelda, listo para utilizar, que se puede regar directamente sobre las plantas. Unos 7 Kg. de consuelda en 100 litros de agua es una proporción correcta.
Este método es bueno si se desea solamente una cantidad pequeña de purín de consuelda en cualquier momento.

2) Concentrado : Esto se hace apilando el follaje en un envase con un pequeño agujero en su base, preferiblemente con un peso que apriete el follaje. Después de 2 o 3 semanas la consuelda se descompone en un líquido marrón que sale por el agujero (durante una semana o más), y se recoge en otro recipiente debajo del agujero. Este concentrado se diluye de 20:1 a 10:1, dependiendo de las necesidades del cultivo, o a un 5% en aplicación foliar. 
 
Acolchado:
Acolchar alrededor de las plantas con una capa de 5cm de hojas de consuelda. Especialmente útil para las cosechas que necesitan el potasio adicional. También una capa de consuelda en el surco o zanja de las patatas, con unos centímetros de tierra encima  alimenta perfectamente la cosecha sin necesidad de ningún otro abono o fertilizante.

Activador del compost:
Añadir capas de consuelda en el montón de compost vegetal para animar la actividad bacteriana, ayudar a calentar el montón y añadir nutrientes y minerales. También se puede regar el montón con el purín diluido a 10:1 para obtener un efecto similar.

Compost instantáneo:
Enterrar el follaje cosechado, para aportar sus nutrientes al suelo. 

Como cicatrizante: 
En heridas grandes y localizadas lo mejor es emplear el jugo o el extracto aplicados directamente sobre la herida. Esto se puede hacer fumigando o -mejor- con la ayuda de un pincel.
Si las heridas son muy abundantes y pequeñas, como por ejemplo el resultado de un episodio de granizo o los efectos de un cortasetos, lo que aconsejamos es el empleo de extracto dosificado al 10-20% sobre todo el conjunto de la planta, para que circule bién a través de la savia.

Como inductor del fruto:
Cualquiera de los sistemas es bueno: como abono, en extracto fumigado o en riegos. Tan solo hay que tener la precaución de empezar a utilizarlo antes de la floración, para que ésta (madre del fruto) se induya. Aplicada la consuelda ya en presencia de flor o fructificación, aumentará la salud, el color,  aroma y  la conservación tanto de flores como de frutas.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada